TANGO ARGENTINO-PARTE 39-(1er. TRAMO-LA PATERNIDAD DEL TANGO)

“En el conocimiento y la cultura además del esfuerzo existe el placer, y se llega un punto donde al estudiar,  investigar o aprender, el individuo entra en una especie de éxtasis donde ya no existe el cansancio y sólo le queda el placer… Qué bueno sería, si en la canasta de la calidad de la vida hubiera una buena cantidad de consumos intelectuales”. Parece escrito por alguien de una parte del mundo con una cultura milenaria marcada a fuego.

Estando en América NO es necesario cruzar océanos en búsqueda de otros continentes, como son (para América Latina) Eurasia, Oceanía, África y la Antártida, porque esto lo dijo: José Mujica, presidente de la República Oriental del Uruguay, (Si… de nuestros hermanos uruguayos), con quienes hemos compartido gran parte de nuestra historia y más allá de separarnos los ríos, existe el puente de la hermandad de los pueblos, con manos que se estrechan en saludos de padres, hijos y nietos viviendo en familias que habitan ambos países, y por si fuera poco compartimos tradiciones, gustos de la buena mesa,  la cultura y la paternidad del tango.

En cuanto a esa “creación” a pesar de la enorme ola de escritos en ensayos y libros de importantes escritores (por el lado argentino) como Guillermo Furlong, Pedro Grenón, Ricardo Rojas, los hermanos Bates, Horacio Ferrer, Ulyses Petit de Murat, José Gobello, etc., sosteniendo que  fue  parido en un contexto de malevos, gente de avería, prostitutas y otros de igual calaña que frecuentaban lupanares y conventillos.

Buscando una fecha de su  nacimiento, citan una tasación de propiedad de 1802 (tiempos de la colonia) que dice: “Casa y sitio de tango”. Lugar de bailes de negros, luego llamados “Tambos”, que continúan hasta un acta de 1806 que dice: “Se prohíben en la ciudad  los bailes conocidos por el nombre de tangos…”.

Lo bautizan como un hibrido generado  por  La Habanera, con su línea melódica-sentimental y su fuerza emotiva,  La Milonga, con su coreografía y El Candombe con  su ritmo. Otro sumaron al Tango Andaluz, pero para su tiempo el Tango criollo se había “independizado”  de su progenitores y dominando cualquier semejanza o parecido). En los primeros fascículos semanales titulados “Tango”, editados (en los años 80) por la Editorial Perfil, bajo la dirección de Alberto Fontevecchia se detalla minuciosamente todo esto.

En cuanto a los hermanos uruguayos como César Di Candia (periodista y escritor), Emilio Sisa López, Daniel Vidart, Idea Vilariño y varios más que escribieron sobre este tema, bajo el paraguas de “No tiene nada que ver el sentido de propietarismo patriótico”, sostienen que un ambiente de iguales condiciones a Buenos Aires, el Tango “nació como un baile popular, en las viejas academias montevideanas de finales del siglo XIX. Por lo tanto sus creadores y coreógrafos fueron los negros hijos de esclavos, los cafishios, las prostitutas venidas a menos, las chinas cuarteleras y las resacas de las orillas de la ciudad.” Y se hacen fuertes mencionando a Jorge L. Borges que en su libro “El idioma de los argentinos” (1928) afirmó  “…El tango es hijo de la milonga montevideana y nieto de la habanera. Nació en la Academia San Felipe, galpón montevideano de bailes públicos, entre compadritos y negros; emigró al Bajo de Buenos Aires…Es decir, el tango es afro-montevideano…”.Y agregan que en 1808, vecinos de Montevideo presentaron una denuncia desaprobando :“los bailes de tango que hacían los negros ”.

Conociendo nuestra historia, recordemos que la Banda Oriental constituyó su primera unidad administrativa recién en 1813 (José Artigas), la independencia fue el 25-8-1825 y la primera constitución nacional que le da el nombre de estado (Uruguay) se firmó el 18-7-1830. Con lo cual para  inicios del 1800 “ambas orillas” pertenecían al Virreinato del Río de la Plata con dominio español.

Debido a las carencias de la época SOLO quedaron pocos escritos de los protagonistas de los inicios del tango. Cada uno de  nosotros podemos tomar un hilo diferente para tejer esta historia y vamos a llegar al único punto tangible y es: tenemos  muchos “padres” que celosamente lo adoptaron, lo hicieron perdurable y hoy el mundo sigue disfrutando de la poesía en sus letras, la melodía en su música y de poder bailarlo como un milonguero que al hacerlo: encrespa su corazón y se hace un ovillo…  junto con su pareja.

Carlos Gardel (nacido 11-12-1890 en Toulouse-Francia), cuando en un banquete le preguntaron por su nacionalidad, se levantó de su silla y dijo “señores, yo soy rioplatense, como el tango”.

Próximo número sigue con el tramo 2 (Tangos, poetas, músicos y cantores: ¿uruguayos y/o argentinos?)

  Con un abrazo milonguero los saluda Alcides Ferrari  – prodtango@hotmail.com  – Blog en Google entrar en

www.milongueroybailarin.wordpress.com , en menú abrir “milonguero porteño” (artículos-fotos-letras-etc.)

 ImagenImagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s